9 Razones por las que tu hoja de vida no le gusta a los reclutadores

La hoja de vida (desde ahora denominada CV) es la primera puerta de entrada a una nueva oportunidad laboral, si no refleja lo bueno que eres, no vas a poder demostrarlo tú mismo en una etapa posterior en un proceso de selección. Durante los últimos años he visto muchas CVs, candidatos que pueden ser los indicados no logran superar el primer filtro, no saben “venderse” ante las personas de reclutamiento/selección.

Los siguientes consejos son resultado de mi experiencia en reclutamiento de talento y por lo tanto son percepciones subjetivas y solo espero que sean de ayuda.

1. Usa un formato Serio y de fácil lectura:

Por favor a menos que seas un profesional del área del diseño o industrias creativas, abstente de colorear la hoja de vida, poner marcos o dibujos, como máximo coloca otro color a los títulos. La letra “cursiva” tampoco es una buena opción, intenta utilizar estilos más serios y agradables a la vista. Incluye espaciado entre párrafos para no marear a los lectores de tu CV. La mejor alternativa es elaborarla en Word, cuando recibimos hojas de vida en Excel y Power Point no genera una buena impresión.

2. Resume tu perfil profesional no personal:

Si la hoja de vida es la primera puerta de entrada, pues el perfil es la llave, muchos reclutadores van a leer tu perfil profesional solamente y si no dice lo que están buscando pues ni se van a tomar la molestia de entrar en detalles porque no fueron “cautivados”.

¿Cuál es el principal error en esta sección? Aquí muchas personas suelen decir cosas de su perfil personal, describen que son honestos, responsables, puntuales, etc. Aquí lo que se debe hacer es un “mini resumen” de quien eres como profesional, entonces, incluye tu educación (Ingeniero mecánico, bilingüe), tu experiencia (Especialidad: logística de productos perecederos, Venta de servicios de obra civil, apertura de mercados en Latinoamérica para derivados lácteos), industrias en las que has trabajado y conoces muy bien (software, banca, construcción), procesos específicos (exportación de productos lácteos a china, ISO 9001, etc.).

Si quieres puedes incluir un par de renglones sobre otras competencias como trabajo en equipo, liderazgo, etc.; puedes hacerlo al final del perfil. Generalmente se supone que la persona contratada es honesta, responsable, con alto sentido de la responsabilidad y eso normalmente va a ser medido mediante pruebas psicológicas y de medición de competencias.

3. Define claramente tus especialidades:

Aquí hay algo que tal vez muchos no sepan, las personas que revisan sus hojas de vida inicialmente, en un gran porcentaje, no tienen remota idea de que es lo que sabes hacer, no entienden tu perfil o no tienen relación alguna con tu formación académica para entender los conceptos comunes de tu profesión.

¿Eso qué quiere decir? Simplemente que lo que para ti puede ser obvio, para el reclutador no lo es, te informo que la mayoría de los reclutadores buscan palabras claves en las hojas de vida y si no las ven tal cual están en la descripción del perfil que les asignaron pues estas descalificado así sea para ti “obvio” que lo que haces es lo que están pidiendo. Claro está que hay profesionales de selección que conocen muy bien lo que están haciendo, pero ¿quién te garantiza que es el caso de quien está revisando tu CV?.

Conclusión, incluye todas las palabras y conceptos técnicos de lo que desarrollan en sus empleos.

4. Cuantifica tu perfil:

Que puedo decir, los números son importantes punto.

Es absolutamente fundamental incluir las fechas de todo! De inicio y finalización de estudios y de los cargos desempeñados. Incluyan números relativos a sus labores, por ejemplo, de ser el caso: Cuantas personas tenías a cargo, cuanto era el volumen de ventas de tus proyectos, cuanto ayudaste a mejorar la productividad, presupuestos que manejaste, valor de contratos que administraste, etc. (Aquí tendemos a mentir un poco, tratemos de ser honestos)

5. Incluye palabras clave:

Incluye palabras TÉCNICAS de tu área de dominio y formación en tu descripción de funciones desempeñadas, van a ser la clave para pasar el primer filtro.

6. Usa una estructura cronológica:

Es recomendable iniciar por la última experiencia y detallar el orden cronológico de cada cargo desempeñado. Ha sido común ver hojas de vida que no se basan en un orden cronológico sino que las dividen por “especialidad” por ejemplo: investigación de mercados, desarrollo de negocios y van incluyendo ahí lo que han hecho en varias empresas y varios cargos. Mi opinión (personal) es que es mejor mantener el formato cronológico.

7. Detalla tus responsabilidades y logros:

Esta es tu oportunidad para mostrar tu trayectoria, así que por favor sé específico e impresiona no importa que no seas un “senior”.

8. La educación al final:

Creo que depende mucho del perfil, donde poner todo lo relacionado a tu educación, si eres una persona junior, es decir, recién graduado o con tan solo un par de años de experiencia pues tu mejor carta de presentación es tu educación, creo que recuerdan cuando éramos “recién graduados” y la hoja de vida estaba llena de congresos, seminarios, cursos, semilleros, etc. Pero si se trata de una persona que ya no es junior, lo que más va a llamar la atención es su experiencia y por eso es mejor colocar la educación al final, el título de pre-grado y/o pos grado se puede mencionar en el perfil.

9. Referencias y certificados solo cuando se los soliciten:

Un profesional de reclutamiento debe ver un promedio (Bajo) de 60 hojas de vida al día, cuando ve un archivo que pesa como 12 megas y que tiene 25 páginas inmediatamente se crea un muro mental involuntario traducido en pereza de abrir esa hoja de vida. Los certificados deben ser enviados, cuando sean solicitados, de igual forma pasa con las referencias.

 

Fuente: Wendy Gallego

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Hola, ¿Cómo podemos
ayudarle?

Haga clic en el icono de WhatsApp para poder atender su requerimiento

El ejecutivo responderá su solicitud a la brevedad posible